Lista de embajadas y consulados Argentinos

Embajadas de Argentina en otros países

Consulados de Argentina en otros países

Embajadas de otros países en Argentina

Consulados de otros países en Argentina

y enterate aquí acerca de las teorías de las migraciones

Migración Economica

Económicamente, la economía ortodoxa o bien “economía neoclásica” ha acentuado las distintas dotaciones de factores productivos (recursos naturales, trabajo, capital, etcétera) en distintas áreas y países, lo que da una remuneración económica diferente al empleo de esos factores. Los primeros análisis neoclásicos aplicados a las migraciones fueron efectuados por Ernest-George Ravenstein a fines del siglo XIX, que han dado origen a las de este modo llamadas “leyes de Ravenstein”. Ravenstein publicó las “Leyes de Migración” (The Laws of Migration), en las que el factor económico juega un papel esencial pues el deseo de los humanos consiste en progresar las condiciones materiales de vida; por tal motivo, hay una tendencia de migrar cara áreas más d desarrolladas, tomando en consideración la localización geográfica de los migrantes 8​. Economistas como Michael Todaro y George Borjas han desarrollado más tarde este enfoque de forma extensa. En el caso de las migraciones la exuberancia de fuerza de trabajo con relación a otros factores productivos fortalecería la emigración debido a los bajos sueldos de un trabajo superabundante. Por su lado, zonas con, por poner un ejemplo, mucho capital o bien tierra con relación a la población activa libre tenderían a producir unos ingresos más altos al trabajo y ser, por esta razón, atractivos como lugares de inmigración. Este sería el caso propio de USA en el siglo XIX, con mucha tierra alcanzable y poca población, respecto de una Europa con poca tierra con relación a su población. Lo mismo ocurriría el día de hoy entre las zonas más desarrolladas con mucho capital y parcialmente pocos trabajadores respecto de muchas áreas menos desarrolladas que muestran la situación inversa. En buenas cuentas, los flujos migratorios, como otros flujos económicos, tenderían a crear una situación de mayor equilibrio en la dotación y retribución de los factores productivos a nivel global. Este equilibrio implicaría un mejor empleo de exactamente los mismos, produciendo grandes ventajas globales y abriendo ocasiones substanciales de mejoramiento de las condiciones laborales y de vida de los migrantes con relación a su situación en el país de origen, aunque exactamente las mismas pueden parecer desfavorables en comparación con las condiciones dominantes entre los trabajadores y las población de los países de acogida. Esta perspectiva macroeconómica destaca asimismo las trabas a la inmigración procedentes de las organizaciones de los trabajadores de los países más desarrollados que verían desgastado su poder de negociación y por tanto sus ascensos salariales al acrecentar la cantidad de mano de obra ofertada en su mercado de trabajo. Este es un habitual ejemplo de lo que es conocido como enfrentamiento entre los “insiders” (conjuntos que están ya adentro) y los “outsiders” (nuevos conjuntos que presionan por entrar en un mercado de trabajo más conveniente).

Desde cierto punto de vista activo la economía ortodoxa ha elaborado una serie de teorías sobre las relaciones entre migración, pobreza y desarrollo.9​ Se una parte de una relación inversa entre pobreza y migraciones de mediano y, de forma especial, migraciones internacionales de largo alcance. Esta clase de migraciones son, frecuentemente, muy costosas con relación a los recursos libres por los campos más pobres de la población mundial. Esto es lo que es conocido como “trampa de la pobreza” que complica o bien impide que aquellos que más deberían ganar migrando no puedan encarar la inversión que ello supone. Los que generalmente migran no son, conforme esta perspectiva, los más pobres sino más bien ámbitos medios o bien parcialmente privilegiados de sociedad en desarrollo. Es por este motivo que se habla de una “autoselección” social y educacionalmente positiva de los emigrantes respecto del total de la población del país de origen. Esto explica el hecho de que la emigración tienda a medrar, al contrario a lo que frecuentemente se cree, cuando se comienza un proceso triunfante de desarrollo en tanto que exactamente el mismo abre posibilidades a fin de que cada vez más y más personas puedan invertir en la migración cara países donde su “capital humano” sería todavía más rentable. Esta emigración viene por su parte a fortalecer, a través de las remesas, el desarrollo del país de origen, generándose de esta manera un “círculo virtuoso” entre desarrollo, emigración y más desarrollo. Cuando el nivel de desarrollo del país de emigración lo acerca al del país de inmigración el flujo tiende a ralentizarse para entonces detenerse y, por último, invertirse, formando aquello que se ha llamado la “U invertida”. Un caso palpable de este proceso es la emigración de España cara el norte de Europa, que fue con fuerza potenciada por el desarrollo económico de España de los años mil novecientos sesenta para entonces, en los setenta, detenerse y también invertirse cuando España alcanzó niveles de bienestar que aunque todavía eran inferiores a los del norte europeo no compensaban ya los costos de todo género que impone la emigración.

El enfoque económico antagónico al recién expuesto lo plantean distintas escuelas de pensamiento neomarxistas, que acentúan la polarización internacional que vendría a depauperar crecientemente las de este modo llamadas “periferias” del sistema capitalista mundial, forzando a sus poblaciones a emigrar para sobrevivir creando de esta forma una suerte de “Tercer” o bien “Cuarto Mundo” migrante que se ofrece por bajos sueldos y admitiendo condiciones de “sobreexplotación” en los mercados de trabajo del planeta desarrollado. Estas perspectivas tienen su origen en la Escuela o bien Teoría de la Dependencia, popularizada por autores como André Gunder Frank ya en los años mil novecientos sesenta, y en la de esta manera llamada teoría del sistema-planeta asociada al nombre de Immanuel Wallerstein.10​ Conforme a este enfoque estaríamos en frente de un círculo vicioso de explotación, empobrecimiento, emigración y mayor empobrecimiento. Esta perspectiva general ha sido complementada por las teorías del “mercado dual” o bien “segmentado” de trabajo, asociadas a los nombres de Michael Piore, Stephen Castles y Godula Kosak. Para estos autores existen 2 géneros de mercados de trabajo y, en verdad, 2 géneros de clases trabajadoras en los países desarrollados: una compuesta esencialmente por los autóctonos, que comparten condiciones regulares y admisibles de trabajo, y otra formada por los inmigrantes, particularmente aquellos en distintas situaciones de irregularidad, que carecen de condiciones seguras y dignas de trabajo

Teorías Migraciones

Géneros de teorías
Las migraciones han sido analizadas desde la perspectiva de diferentes disciplinas académicas, existiendo el día de hoy un conjunto de teorías enormemente especializadas sobre exactamente las mismas. Tristemente, esta especialización no siempre y en todo momento ha ido en provecho del diálogo interdisciplinario y una visión más holístisca del proceso migratorio.3​ Particularmente, los enfoques económicos, con su aplicación de modelos con fuerza complejos y formalizados matemáticamente, han tendido a crear un campo de estudios prácticamente separado del resto de las otras disciplinas.4​

Pese a esta diversificación y especialización se pueden establecer algunos factores para reunir los diferentes enfoques en empleo. Una forma simple de clasificar estos enfoques es atendiendo al énfasis que se pone en diferentes aspectos de los fenómenos migratorios. De este modo, por poner un ejemplo, hay enfoques que acentúan los de esta forma llamados “factores de expulsión” (push factors en la terminología académica) que empujan a los migrantes a dejar sus respectivas zonas o bien países (guerras, contrariedades económicas, persecuciones religiosas, desastres medioambientales, etcétera). Por otro lado, están los enfoques que acentúan los “factores de atracción” (pull factors) que llaman a los migrantes hacia ciertas zonas o bien países (mejores sueldos, democracia, paz, acceso a la tierra y condiciones convenientes de vida por norma general).

Otra forma de reunir los diferentes enfoques, que acá se proseguirá, es prestando atención al nivel del análisis ofrecido. De este modo por poner un ejemplo, tenemos análisis que enfocan prioritariamente los aspectos agregados o bien estructurales (niveles comparativos de desarrollo, estándares de vida, condiciones demográficas, importantes cambios socioculturales, las tecnologías de la comunicación y el transporte, etcétera) y que por este motivo pueden ser llamadas explicaciones o bien enfoque “macro”. Estas fueron las primeras teorías sobre el fenómeno migratorio y su fuerza explicativa es notable a un nivel general. No obstante, la resolución de migrar ni implica a todos y cada uno de los que se ven perjudicados por exactamente los mismos factores macro ni se puede inferir de forma axiomática de determinadas disparidades estructurales. Por esta razón que otros enfoques han tratado de comprender la resolución misma de migrar a un nivel individual o bien del ambiente humano que de forma directa la repercusión. Estamos por este motivo en frente de enfoques que pueden ser llamados “micro” o bien orientados a comprender el motivo de la resolución particular de migrar. No obstante, a lo largo de las últimas décadas se ha venido poniendo mayor interés en el nivel intermedio, o bien intercesor entre las condiciones estructurales y las resoluciones individuales, que por este motivo podemos llamar perspectiva “meso”. Se trata de comprender esencialmente las redes sociales y las organizaciones y también instituciones específicas que permiten la migración. Las redes o bien cadenas migratorias han sido, especialmente, un foco de enorme interés en esta perspectiva meso.5​ Asimismo las organizaciones de carácter delincuente han sido estudiadas a este nivel.6​

Ahora se van a dar ejemplos de estos 3 géneros de enfoques, macro, micro y medio, tratando así de comprender los aportes que cada uno de ellos de ellos hace, a su forma, a la entendimiento de las migraciones.

Enfoques migratorios a nivel macro
Enfoque demográfico
El enfoque demográfico es propio de este nivel de análisis, poniendo el acento sobre las disparidades en lo que se refiere al desarrollo poblacional entre diferentes zonas y países. Esta es, indudablemente, la base de todo análisis serio de los fenómenos migratorios que alcanza una relevancia cuantitativa en tanto que nos da una visión general sobre la existencia de un potencial o bien de una demanda migratoria. Esto se relaciona, generalmente, con la fase en que distintas zonas del planeta se hallan en la de esta forma llamada “transición demográfica”, esto es, en los cambios en la relación entre la tasa de natalidad y de mortalidad que explican la enorme expansión demográfica de los últimos 2 siglos. En este sentido, las sociedades europeas han entrado en una fase pues transición demográfica, en que esta tiende aun a revertirse en el sentido de que la tasa de mortalidad supera a la de natalidad, produciendo por este motivo un decrecimiento poblacional. El contraste más palpable con esta situación la hallamos en el continente africano, donde el diferencial entre natalidad y mortalidad es, pese a las altas tasas de mortalidad, muy grande, dando origen a un excepcional incremento poblacional. De esta manera por servirnos de un ejemplo, entre dos mil diez y dos mil cincuenta la Comisión de Naciones Unidas para la Población predice una caída en la población en edad activa (quince a sesenta y cuatro años) europea de un veinte por ciento (de quinientos a trescientos noventa y ocho millones) al tiempo que la africana más que se duplicaría (de quinientos ochenta y uno a mil trescientos diez millones).7​ Estas diferencias tan evidentes le dan por sí una situación considerablemente más competitiva en su mercado de trabajo a la población en edad activa que se halla en Europa respecto de aquella que se halla en África. Esto debe, naturalmente, conjuntarse con la predisposición de recursos naturales y el nivel de desarrollo alcanzado para poder calibrar con mayor precisión el significado de las disparidades demográficas existentes.

Enfoque sociológico
Un enfoque sociológico a nivel macro es aquel que habitúa llamarse “paradigma de la modernización”, que asocia las migraciones con procesos de cambio socioculturales que predisponen a acrecentar la movilidad humana. Se pasaría de esta manera de una situación de mayor sedentariedad y fuerte adscripción al ambiente local, propia de una “sociedad tradicional”, a una situación de alta movilidad y adscripciones difusas a diferentes niveles, propia de una “sociedad moderna”. Estos cambios fortalecerían primero las migraciones internas y, particularmente, el proceso de urbanización, para entonces pasar a una fase de migraciones de más largo alcance incluyendo las internacionales.

¿Que significa migrar?

La historia de la humanidad ha sido la historia de grandes migraciones, cada movimiento migratorio ha provocado que el humano se haya apartado desde sus lugares de origen. Este proceso de migración incesante era la condición natural de vida de las sociedades tribales originarias. La migración desde África cara Asia y después el resto del planeta se empezó hace unos setenta cero años y bien podemos decir que todavía está en marcha.

Al charlar de migración es por esta razón recomendable rememorar los periodos históricos que antecedieron al actual. Solo desde el contexto histórico y considerando las variables económicas y sociales, vamos a poder entender los motivos por los cuales emigran, personas provenientes de todos y cada uno de los continentes y que llegan a los países de destino con la expectativa de continuar por un tiempo o bien, quizá, de edificar una vida en ellos.

La historia de la humanidad hace referencia a los grandes movimientos culturales, económicos, geográficos y políticos que dieron origen a desplazamientos en masa de la población, tanto espontáneos como forzados.

En la prehistoria se empezó la expansión de la humanidad, alcanzando prácticamente todas las zonas habitables.
En la antigüedad, Grecia, Cartago y Roma organizaban flujos emigratorios como procedimiento para establecer las colonias precisas para expandir el comercio de la metrópolis, el que formaba su primordial medio de subsistencia.
La Edad Media duró un milenio en Europa y fue testigo de 3 procesos migratorios masivos: las invasiones salvajes, la expansión del Islam y la capacitación del Imperio bizantino, el que vino a ser reemplazado, ya en la Edad Moderna, por el Imperio turco (o bien otomano).
Desde el descubrimiento de América, millones de personas emigraron a los nuevos territorios. Los USA del Norte son el mejor ejemplo de un territorio poblado por consecutivas olas de inmigración.
En el siglo XIX, con la Revolución Industrial, ya iniciada en el siglo precedente en Europa, se empezó una temporada de excepcional desarrollo del colonialismo con el objetivo de conseguir, por la parte de los países europeos en proceso de industrialización, las materias primas que precisaban para esa industrialización.
Y en el siglo veinte (continuado en el actual siglo), un excepcional desarrollo de los medios y transporte (vehículos, trenes, aeroplanos, navíos, etcétera) han hecho posible las migraciones masivas de personas en una escala global jamás ya antes vista. Se trata de migraciones de tipo asociado-económico, estimuladas por un proceso de desigualdad creciente entre los países desarrollados y subdesarrollados y acentuados, de forma especial en este último caso, por malos y hasta pésimos gobiernos.

Embajadas y Consulados en la Argentina

EMBAJADA DE LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

Consulado General en Buenos Aires
Av. Callao 1103 – Piso 9° “I” (1023) Buenos Aires
Teléfono: 4814-1660 / 4815-8159
Fax: 4815-8160
Circunscripción: Todo el territorio de la República Argentina
Cónsul General: Señora Gloriana RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ

 

EMBAJADA DE CUBA

Sección Consular
Virrey del Pino 1810 (1426) Buenos Aires
Teléfono: 4782-9089 – Fax: 4786-7713
Circunscripción: Todo el territorio de la República Argentina
Encargado de la Sección Consular:
Consejero D. Jorge RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ

 

EMBAJADA DE LA REPÚBLICA DE EL SALVADOR

Sección Consular
Av. Santa Fe 882- Piso 13 “A” (1059) Buenos Aires
Teléfono: 4311-1864 – Fax: 4314-7628
Circunscripción: Todo el Territorio de la República Argentina
Encargado de la Sección Consular:
Primer Secretario Dña. Ana Elizabeth CASTANEDA LEMUS

 

EMBAJADA DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA

Sección Consular
Av. Santa Fe 830 – Piso 5º (1059) Buenos Aires
Teléfono: 4313-9160/80 – Fax:
Circunscripción: Todo el territorio de la República Argentina
Encargado de la Sección Consular:
Primer Secretario Dña. Patricia SANTIZO de CALDERÓN

 

EMBAJADA DE LA REPÚBLICA DE HAITÍ

Sección Consular
Av. Pte. Figueroa Alcorta 3297 (1425) Buenos Aires
Teléfono: 4807-0211 / 4802-5979 – Fax: 4802-3984
Circunscripción:
Todo el territorio de la República Argentina
Encargado de la Sección Consular:
Ministro Consejero D. Lionel J.B. BARBEROUSSE
CONSULADO HONORARIO EN CÓRDOBA (PROVINCIA DE CÓRDOBA)
Ituzaingo 167 – Piso 5° Oficina 2
(5000) Córdoba
Teléfono: (0351) 423-7284 – Fax: Ídem
Cónsul Honorario: Señor José Horacio RUFEIL
Vicecónsul Honorario: Señor Claudio Santiago VOLCY

EMBAJADA DE LA REPÚBLICA DE HONDURAS

Sección Consular
Av. Callao 1546 – Piso 2 Dto. A (1024) Buenos Aires
Teléfono: 4803-0077 / 1769 – Fax: 4809-0030
Circunscripción:
Todo el territorio de la República Argentina
Encargado de la Sección Consular:
Primer Secretario Dña. Claudia Lucía ALVARADO NEY
CONSULADO HONORARIO EN CÓRDOBA (PROVINCIA DE CÓRDOBA)
Duarte Quirós 433 – Piso 4°
(5000) Córdoba
Teléfono: (0351) 424-6446 / 6450
Cónsul Honorario:
Señor Roberto BLASCO

CONSULADO de JAMAICA

Consulado Honorario
Rivadavia 829 – Piso 1º (…) Buenos Aires
Teléfonos: 4331-8787/3159 – Fax: 4331-7740
Circunscripción:
Todo el territorio de la República Argentina
Encargado de la Sección Consular:
Señor Vernon Roy DOUGALL

EMBAJADA de los ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

Sección Consular
Arcos 1650 (1425) Buenos Aires
Teléfonos: 4789-8826 / 8827 – Fax: 4789-8833
Circunscripción:
Todo el Territorio de la República Argentina
Encargado de la Sección Consular:
Señor Guillermo PALMEROS MAGAÑA
CONSULADO HONORARIO en MENDOZA (PROVINCIA de MENDOZA)
Carril San Martín 4733 – Chacras de Coria – Luján de Cuyo
(5505) Mendoza
Cónsul Honorario:
Señora María LANDA de GONZÁLEZ

EMBAJADA DE LA REPÚBLICA DE NICARAGUA

Sección Consular
(1046) Buenos Aires
Teléfonos: 4951-3463 – Fax: 4952-7557
Circunscripción:
Todo el Territorio de la República Argentina
Encargado de la Sección Consular:
Ministro Consejero D. Rafael Ángel UBILLA SUAZO

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén